Seguidores

Concurso Ellas de Montena

Visitantes recientes

domingo, 31 de julio de 2011

Advice




 Chistina Grimmie. Me gustó su voz y su música desde que la escuche
.


Don't look down
Cuz it's easy
You're falling from faults
Just letting it take it's own course
And picking it up when it's over
Don't be afraid
Cuz the chances are there for to take
But treasure the choices you make
And know when you must take it slower
You may think you've had it rough
And try to give it up
But when you think you start
Just go another way
Don't let go the good times
And let the bad times know you feel fine
And wear your heart out on your sleeve
Love is all, love is all you need
Don't be rushed
Cuz hurrying causes mistakes
And make sure to give more than take
And know when you must take it slower
You may think you've had it rough
And try to give it up
But when you think you start
Just go another way
Don't let go the good times
And let the bad times know you feel fine
And wear your heart out on your sleeve
Love is all you need
Feel with all your senses
Make sure to let down your defenses
There's just one way to make you see
Love is all, love is all you need
Take a chance now cuz it's easy
Take a chance now for you and me
Take a chance now you can reach it
Take a chance for me
Don't let go the good times
And let the bad times know you feel fine
And wear your heart out on your sleeve
Love is all you need
Feel with all your senses
Make sure to let down your defenses
There's just one way to make you see
Love is all, love is all you need

B-e-a-utiful


Me encanta!! (L) La escuché ayer por primera vez y espero que a vosotros también os guste
Verse 1
She read me the note he left on her bed
Snuck in her room right after she left
And put petals on the ground
Her head on his shoulder they walk down the hall
I'm left to wonder will i ever fall in love
And where is he now
Prechorus
She's with him, i'm in the back seat
Know it's not right but it hurts when they're laughing
And i've never been where they are
Chorus
I wanna be blown away
I wanna be swept off my feet
I wanna meet the one who makes it hard for me to breathe
I wanna be lost in love
I wanna be your dream come true
I wanna be scared of how strong i feel for you
Just call me beautiful, call me beautiful
Call me beautiful, call me b-e-a-utiful
Verse 2
Friday night she wore his jersey to the game
In the front row screamin out his name
As he turns to her and smiles
Every where i look people holding hands
When am i gonna get my chance at love
My chance at love
Prechorus 2
Cuz she's with him, i'm still hurting
Try to pretend but it's not working
I just wanna be where they are
Chorus
I wanna be blown away
I wanna be swept off my feet
I wanna meet the one who makes it hard for me to breathe
I wanna be lost in love
I wanna be your dream come true
I wanna be scared of how strong i feel for you
Just call me beautiful, call me beautiful
Call me beautiful, call me b-e-a-utiful
Bridge
My heart is waiting for your love
My hand is waiting for your touch
My lips just wanna be kissed by you
Chorus
I wanna be blown away
I wanna be swept off my feet
I wanna meet the one who makes it hard for me to breathe
I wanna be lost in love
I wanna be your dream come true
I wanna be scared of how strong i feel for you
Just call me beautiful, call me beautiful
Call me beautiful, call me b-e-a-utiful
Beautiful, call me beautiful
Call me beautiful, call me b-e-a-utiful

viernes, 29 de julio de 2011

Piensa antes de decir. Capítulo 9.

Siento que el capítulo sea tan pequeño, pero no se como seguir. Un beso y gracias por pasaros y gastar vuestro tieempo leyendo en mi página.
Capítulo 9.
Empezamos a caminar. Íbamos a volver donde estaban nuestras madres. Y al pasar por uno de los sitios un hombre se nos quedó mirando a Gabriel y a mi, Gabriel no se dio cuenta, pero yo si. 
-¿Te duele?-preguntó, yo negué con la cabeza. Seguimos caminando en silencio, y al llegar, nos sentamos cada uno en una butaca vacía.
-¿Dónde estabais?-preguntó mi madre.
-Dando vueltas.-contesté yo.-Mami, dame un paquete de papas. (soy canaria así que yo digo papas, ustedes le dicen patatas ¿no? Bueno sigo con la historia).
-Cógelo en la bolsa.-asentí y lo saqué, le ofrecí a todos, pero a Gabriel no le gustaban, eran a la vinagreta. Estuvimos un rato hablando, hasta que Gabriel se estiró, y me empujó con el pie, yo le pisé y estuvimos un montón de rato haciendo el bobo.
-¿Vamos a dar otra  vuelta?yo asentí y nos levantamos.
-Ahora volvemos.-le dije a mi madre, ella asintió y nosotros nos fuimos, nos quedamos un rato mirando el mapa del barco y luego fuimos por la parte de abajo, subimos las escales cuando ya no quedaba nada y mira tu que casualidad, llegamos al mismo lugar de antes, en los camarotes. Estuvimos hablando un rato, luego aparecieron unos hombres y le preguntaron a Gabriel algo el dijo que no y se fueron.
-Vamonos, me quiero ir ya.-él se levantó y se echó a correr, no lo encontraba.-Gabriel, Gabriel, Gabriel...-le llamaba, de repente apareció y me estampó contra la pared del barco. Me quedé mirando sus ojos y el los míos. Os juro, que pensé que me iba a besar, lo estaba deseando con todas mis fuerzas, deseaba que diera un paso al frente y me besara, quería que hiciera que me sintiera querida. Pero al ver que no hacía nada, intenté quitarme sus manos de encima, pero no lo conseguí, no me soltaba. Hasta que al final me pude librar de él y le dije que me iba. Entonces vino por detrás y me dio con la mano en la cabeza, me paré y le miré.
-¿Qué? Solo te portas bien conmigo mientras estamos en ese cuadro.-lo dije de broma, pero en el fondo estaba enfadada, él me miró y no me dijo nada. Volvimos con nuestros padre porque íbamos a embarcar. Nuestros padres se dignaron a aparecer y bajamos a buscar lo coches. Cuando llegué a mi casa, me quedé dormida pensando en el...

lunes, 25 de julio de 2011

Piensa antes de decir. Capítulo 8.

Capítulo 8.
Según terminamos de sacarnos la foto, su madre nos llamó para que jugáramos a las cartas, el fue primero y le dije que quería jugar con él y no con su madre, el asintió y se acercó a nuestras madres y según el terminó de hablar su madre me miró con mala cara, así que me acerqué:
-¿Cómo que conmigo pierdes?-me encogí de hombros y miré a Gabriel, el se limitó a mirarme.
-Es que es la verdad, si juego contigo pierdo, si juego con él no.-dije con una sonrisa, ella me fulminó con la mirada pero se levanto para que yo pudiera ser la pareja de juego de su hijo. Como no, cuando ya habíamos ganado todas las partidas y nos cansamos, quise ir a dar una vuelta y le pregunté a Gabriel si quería ir conmigo, él se levantó y me enseñó el barco, ya que él ya lo había visto.
Subimos las primeras escaleras y me llevó hasta la otra punta del barco, en un momento me molestó y yo empecé a correr detrás de el, pero era demasiado rápido, cuando llegamos a los camarotes, me enseñó que solamente estaban los pares.
-¿Y lo impares?-pregunté sin comprender, él se echó a reír.-¿Son estás pequeñas puertas?-el negó con la cabeza.
-Ven.-me llevó por otro sitio y allí estaban los impares. Me eché a reír. Luego cuando terminamos de ver los camarotes, había una barandillas y un cristal, desde allí se podía ver el mar y las luces de mi isla, Gran Canaria.  El se puso a hacer el bobo, pasando por encima de la barandilla, yo como soy muy baja no llegaba. Al fin dejo de hacer el bobo y se sentó.-¿Que te cuentas?
-La verdad, nada.
-¿No sales con tus amigos?
-Ellos se pueden decir que pasan de mi, parece que solo me utilizan. Van al parque y todo y no me invitan.
-Azorada.-siempre me llamaba así y eso me sacaba de quicio.
-Deja de llamarme así.-le dije, él bajo la cabeza. Luego yo, miré por la ventana, sentía sus ojos en mi, no los apartaba.-¿Sabes? Por eso leo tantos libros, para olvidarme de mi mundo, olvidarme de lo triste que es, todo el mundo me deja. Cuando leo siento que estoy en otro sitio, todo a mi alrededor se difumina y solo es lo que contiene el libro.-el asintió y no dijo nada, yo me senté delante de él, luego le miré la cara, me perdí en sus ojos marrones.-¿Y tu? ¿Que haces tu? Cuéntame tu vida.
-Mi vida no es interesante.-estaba muy serio, era raro en él, siempre se reía de mi.
-Bueno ¿Qué tal tu novia Claudia?-le dije para molestarlo. No era su novia, para nada, solo era una chica que los dos odiábamos a muerte, me encantaba joderlo con ella.
- Ja, ja, ja, no es mi novia.-me miró con mala cara. Que buena soy destrozando los mejores momentos ¿verdad?.-Y tu que estas con alguien que acaba con a.
-No soy lesbiana.-dije pensando solo en una persona, que era esa estúpida niña creída que estaba detrás de Gabriel, aunque el no lo supiera, yo lo sabía.
-Es un tío.-entonces empecé a pensar en gente que conociéramos los dos, entonces caí, Juanfra, su primo, la persona que más mal me caía en este mundo. Luego lo aprendía a odiar más aun, pero eso es otra historia.
-Am.-nos quedamos callados.-Bueno, vamos a volver.-él asintió y yo me levanté. Le extendí las manos para que las cogiera y poderlo levantar. Pero al hacer eso, yo no sabía que había una viga detrás y me pegué un tortazo tan fuerte que la cabeza me iba a estallar, yo pensé que se iba a reír, pero no, yo agaché la cabeza y el puso su mano encima de donde me había dado, se hizo para atrás llevándome con el, pero yo me separé y salí de detrás de la barandilla. Me ponía muy nerviosa su contacto.

jueves, 14 de julio de 2011

Duele...

Duele mucho acostumbrarte al comportamiento de una persona y que después de la noche a la mañana cambie, cambia sin que te des cuenta. De quererte con locura, o simplemente quererte pasa a insultarte, decirte que eres una mierda, a gritarte, echarte la bronca por todo, pasar de ti, no hablarte si no lo más mínimo y eso duele, puede que no sea su intención pero hacen que una persona derrame lagrimas y se sienta totalmente sola en el mundo sin nadie a quien poder abrazar para consolarse, ya que esas personas, las que cambiaron su forma de ser contigo y no con los demás, eran las que hacían eso, eran las personas que te hacían sentir viva por un momento, feliz, querida... Y al no estar no sientes más que oscuridad en el corazón, se va cayéndose a pedazos, marchitándose, llenándose de odio y muriendo poco a poco. Lo más probable sea que su comportamiento sea pasajero, pero puede que el corazón de esta persona, cuando esos estén listos para volver a su habitual comportamiento, no tenga cura. Yo os quiero, ¿por que no podéis volver a vuestro comportamiento, al que me habéis acostumbrado y quererme, cuidarme y soportarme?

Creo que esta es la verdad de la palabra amigo.

Existe una palabra, que casi todo el mundo usa sin pensar, esa palabra se utiliza para calificar a una persona en tu vida, a veces pones a una persona en ese grupo y esa persona a lo mejor no se merece estar ahí, la pones sin pensar, le vas cogiendo cariño hasta que un día te apuñala sin previo aviso,
te duele, te desangras por dentro, lo único que quieres hacer es encerrarte en tu habitación y echarte a llorar, piensas en como no lo viste venir.
Esa palabra es amigo, una persona que por mi parte es muy sabia, me dijo que compañeros ay muchos pero que amigos hay muy pocos, en el momento en el que me dijo eso me quede pensando, sabía que tenia razón pero pasaba de pensar en eso, ahora que tengo la mente despejada y bien, veo que tiene razón, amigo es el que siempre esta ahí y no te ayuda para que le des algo a cambio, el amigo de verdad es quien sin pensarlo dos veces te ayuda y te cubre las espaldas, es aquel que te da consejos y esta ay para lo bueno y para lo malo, la persona que me dijo eso, sé que no es compañero , es amigo, porque esa persona esta ahí para todo, lo único que tengo que hacer es llamarla, y me escucha sin pensarlo, después, me dice la verdad, lo que yo no veo por la ira o por la desesperación, me abre los ojos, me dice si la niña he sido yo o la otra persona, me dice que si lo que he hecho está mal o bien, me ayuda a comprender, y antes de decirme adiós porque esta arto de mis problemas, se asegura de que estoy bien, y a lo mejor esta arto pero me miente para que pueda desahogarme y no cometa una tragedia, o por el simple hecho de ayudarme. Sé que en este mundo hay muchísimos compañeros, y ellos son los que entran y salen, puede que te dejen huella porque has cometido el error de llamarlos amigo cuando verdaderamente no lo es, yo , he cometido ese error un montón de veces, pero a la hora de la verdad me he dado cuenta de quién es quién, y doy gracias a dios por eso, la suerte muchas veces se ha reído de mí y me ha hecho sentir muy mal dando amigos que no lo son, pero otras veces no sé si por lastima o porque me lo merecía me ha dado amigos que verdaderamente valen la pena. Espero que tú no cometas mi error y sepas diferenciar.
Esto es para los que son mis amigo (Joel, Vivi, Elizabeth, belen...) y tambien para mi familia, que son femiliares y ademas amigos.
By: Sofia (L)

La vida.

La mayoría de las veces la vida es injusta, nos fastidia, nos hace dudar, llorar y sentirnos mal. Te hace pasar por millones de dolores para que después llegue un día en el que te vas y dejas todo atrás, con seguridad no se que pasa después de morirnos, No se si el dolor se va o se queda ahí recordándote lo que has pasado, no se nada, no se si hay una nueva vida, no se si te reencarnas y vuelves a la vida para pasarlo mal de nuevo, porque ninguna vida es perfecta, siempre hay algo que te hace llorar, siempre hay alguien a quien echar de menos... Ni las personas ricas y famosas se libran del dolor de estar aquí, en la tierra, con vida. Nada es fácil, todo es un contaste dolor aunque sea la más mínima cosa nos hace recordar cosas que duelen o nos hace sentirnos mal. A veces no creo en la felicidad, la gente va buscándola pero ¿realmente existe? O solo son momentos en los cuales el dolor se esconde para darnos un respiro, no lo se. Yo no creo en ella por que a mi no me a durado mas de dos o tres horas, después la sensación de felicidad o lo que sea que sea eso que sentimos, se va, me hace sentir vacía de nuevo, sola... irónico ¿no? es como apagar y encender un interruptor pero lo que pasa es que no lo controlas, se enciende cuando le da la gana, dejando que todo te parezca distinto, asiendo que saques una sonrisa o incluso una risa. Pero mi pregunta es ¿Para que pasamos por todo este dolor si después morimos y todo lo que hemos echo se queda en el olvido? No es como un libro en el cual al protagonista le pasa de todo y acaba bien o mal da igual al menos alguien lee la historia y se entretiene, no, para nada, nosotros aguantamos el día a día y hacemos cosas que la gente ni valora ni se da cuenta, aguantando insultos y mil cosas mas, al final acabaremos comidos por los gusanos en un ataúd o echos cenizas en un jarrón o esparcidos por el mar.

Piensa antes de decir. Capítulo 7.

Capítulo 7.
Para comernos el helado, fuimos a un parque cercano. Gabriel y yo nos sentamos en un banco a la entrada del lugar, mientras mis padres y los suyos se sentaron en uno de lo bancos de las esquinas. Yo estaba sentada pensando y el estaba recostado en el banco mientras se terminaba el helado, en ese sitio no hicimos gran cosa, solo nos estábamos riendo de mi padre y cosas así. Cuando descansamos un poco volvimos al coche y fuimos al puerto, cuando llegamos todavía quedaba una hora así que fuimos a dar una vuelta por los alrededores, fuimos a una cafetería, al baño y después mientras volvíamos al coche Gabriel se poso a jugar con una barra de esas que es para no dejar pasar a los coches, estaba alta y el estaba haciendo como que se caía o algo así.
-Como se caiga me voy a reír un rato.-dije yo.
-Si se cae y le pasa algo seguro que te pones a llorar por su muerte.-me dijo su madre con una sonrisa.
-No, seguro que no.-contesté yo, pero en el fondo sabía que si el moría yo moriría con el.
Ya había llegado la hora de subir al barco, y como era más rápido subir sin el coche, pues así lo hicimos, mi padre y el de él se quedaron en el coche para entrar lo y nosotros nos fuimos a unos sillones súper cómodos.
-Ven.-le dije tirando le de un brazo, mi madre y la de él ya habían cogido sitio, pero yo me quería poner al lado de la ventana.-Vamos a la esquina.-dije yo, ya que ese era el único sitio que estaba libre.
-¿Te gustan las esquinas, eh?-le eché una mirada fulminante y el se echó a reír. Yo me senté al lado de la ventana y él se sentó a mi lado. Se podría haber sentado enfrente ya que eran 4 asientos con una mesa en medio, pero se sentó a mi lado. Me pidió el portátil y yo me puse a leer un libro, "Las sombras del viento" de Carlos Ruís Zafon, un libro que esta guapo, pero que por ciertas circunstancias lo empecé, me leí un capitulo y a día de hoy no lo he terminado. Cuando me empezó a doler la cabeza, miré por la ventana y el barco ni siquiera había zarpado. Miré que estaba haciendo Gabriel, ya que no tenía internet, dudaba mucho que pudiera hacer mucho, y estaba en el paint asiendo una tontería, me eche a reír. Le quité el portátil un momento porque había salido una ventana que decía que tenía que renovar el antivirus, la cerré y antes de devolverle el portátil le pregunté:
-¿Te sacas una foto conmigo?-se encogió de hombros, nos la sacamos y le pregunté que si la podía subir al tuenti y dijo que si. Le fue a poner algo para decorarla y yo le dije que pusiera nuestros nombres, fue a ponerlos pero después me miró y dijo:
-No, que después piensan que somos novios o algo.

viernes, 8 de julio de 2011

Piensa antes de decir. Capítulo 6.

Capítulo 6.
Bajamos para coger los coches, ellos iban en un coche, y yo y mis padres íbamos en otro, lo gracioso era que los dos coches eran antiguos, el de mi padre tenía 33 años y el de el padre de Gabriel tenía muchísimos más, parecía una feria, cada uno con un coche mas feo. y yo según me monté, me quedé dormida en el acto, tenía tanto sueño...
Me despertó el sol, en una curva me dio de lleno en la cara. Me estiré y miré por la ventana, quedaba poco para llegar a la cueva, íbamos por el desguace, así que desfruté del tiempo que quedaba. Cuando llegamos, ni siquiera me había despertado del todo.
-Venga vamos a hacernos unas fotos.-dijo Carol, la madre de Gabriel.
-¡No!-dije yo.
-¿Por qué?
-Porque me acabo de levantar y mira mi cara.
-Da igual, venga, vamos.-primero se sacaron una foto ellos y luego nosotros. Bajamos la rampa y llegamos a la puerta de la cueva, que raro... normalmente siempre estaba cerrada. Habían dos puertas, una en la que la gente dejaba recuerdos de gente fallecida y cosas así y en la otra era una cueva muy pequeña que dentro tenía la figura del Santo Hermano pedro, yo entré y recé un poco, mi madre también y nos sentamos en una silla. Gabriel entró aunque era ateo. Me hizo gracia verlo entrar, porque tenía que agachar la cabeza, ya que era demasiado alto y no cabía en la cueva, antes de irme me acerqué a la figura y miré hacia arriba, allí había un pequeño agujero, mi madre siempre me contaba que en ese agujero se escondía él cada vez que venía alguien. Salí y fui a dar una vuelta por la otra cueva, dí un par de vueltas hasta que mi madre decidió ir a la tienda que había en frente. Gabriel se había quedado allí, pero de repente alguien me tocó por detrás asustándome, había sido el, pero eso ya fue cuando estábamos dentro de la pequeña tienda, después volvimos a la cueva y me senté, Gabriel se sentó conmigo y su padre también.
Me había distraído con mis pensamientos y cuando me di cuenta Gabriel se estaba riendo mirando al padre, el padre estaba haciendo una pose y tenía mi bolso al hombro. Yo también me eché a reír.
-Dámelo.-dije yendo en su dirección.
-Deberías de tener cuidado, te lo quité sin que te dieras cuenta y tienes el portátil dentro.-asentí.
Nos montamos en el coche y me volví a quedar frita. Cuando me desperté llevábamos un montón de camino y todavía no habíamos llegado al restaurante, me estaba muriendo de hambre  y cuando llegamos el restaurante era una mierda, no había sitio y tuvimos que esperar y luego mi comida estaba mas o menos bien ¿pero la de mis padres? Puag.
Yo salí para fuera y Gabriel también y se empezó a reír de mi porque había un muro y yo no veía, el muro no me dejaba ver, pero el que era tan alto si veía y eso me sacaba de quicio. Al final me subí a un pequeño banco y pude ver algo. Mi madre vino y empezó a hablar con  nosotros. Luego yo quería un helado y me dijo que ahora iríamos a comernos uno. subimos una pequeña rampa y en la gasolinera nos compramos uno. Gabriel se adelanto y cogió mi favorito, el que nosotros dos siempre cogíamos.
-Ah, yo quiero ese.-fui a cogerlo, pero no había.-Jo, no hay.-y el se echó a reír, yo cogí otro.
-¿Lo quieres?-me preguntó tendiéndomelo.
-No, gracias.-dije con una sonrisa, el se limitó a encogerse de hombros.
-¿Tú no coges ese?-dijo mi madre al rato cuando llegó y vio a Gabriel con mi helado favorito.
-No hay más.-contestó él.
-¿Y no le das el helado a la niña?-preguntó mi madre, él me lo volvió a tender y lo negué.-¿Por qué no lo coges?
-Porque es de él.
-¿Y qué?
-Que no.-mi madre se dio la vuelta y pagó los helados

miércoles, 6 de julio de 2011

Piensa antes de decir. Capítulo 5.

Capítulo 5
Después de informarme de lo que iba a pasar, tocaron en la puerta, mis padres iban a hacer un asadero con los padres de Grabriel y Gabriel. Esa noche solo hablamos de lo que habíamos echo durante el día y el como siempre me molestó. Yo siempre me defendía pegando a la gente, pero cuando me quería defender de él se me iban todas la fuerzas y al darle no le dolía. Yo no me acordaba de la razón por la cual íbamos a Tenerife, pero esa noche me la recordaron. Cuando España ganó el mundial, Gabriel estaba conmigo y mi madre sacó la figura de un santo que es de Tenerife, Hermano Pedro y le prometió que si España ganaba el mundial iríamos a verlo, y fue poner el santo en la mesa delante del televisor y España ganar el partido. Así que allí estaba, súper nerviosa porque iba a pasar un día con él.
Mis padres me levantaron a las cinco de la mañana, normalmente me hubiera cagado en todo, pero ese día no, me desperté muy contenta y me subía al coche, me quedé dormida y cuando me desperté, estaba en el puerto, me bajé del coche y entramos en una cafetería para que mis padres y los de Gabriel se tomaran un café, cuando terminaron, fueron a sacar la tarjeta de embarque y nos subimos en el barco.
Nos sentamos en las mesas de la cafetería del barco para jugar a las cartas, como hacíamos siempre que estábamos juntos. Mi madre con su madre, mi padre con su padre y él, conmigo. Nuestros padres se fueron a la primera partida que perdieron, Gabriel y yo siempre ganábamos. Así que nos quedamos jugando nuestras madres y nosotros. Al par de partidas ganadas, mi madre se cansó y se acostó a dormir, la madre de Gabriel se puso a leer uno de los libros que había escrito yo y Gabriel se fue a dar una vuelta por el barco y yo me quedé sin hacer nada, así que me puse a escuchar música.
Después de estar mucho rato aburrida el llego y se sentó conmigo, me molestó hasta que me cansé y le tendí un auricular. 
-¿Te gusta o quieres que cambie?-le pregunté, en ese momento estaba escuchando la canción de Miss nothing de Taylor Momsen.
-A mi me da igual, si a ti te gusta déjala.-me dijo con una sonrisa.
-Pero si a ti no te gusta la cambio.
-Has lo que quieras, solo que pensaba que a ti no te gustaba este tipo de música.-ese comentario me hizo cambiar de canción, le puse la de Make me wanna die, He love you y Juss tonight, todas de Taylor Momsen, pero ninguna le hizo mucha gracia, hasta que llegué a una.
-Deja esa, no la cambies.-dijo cuando se puso la canción de Te amo, de Rihanna. 
-¿Por qué?
-Es la mejor que tienes.-dijo riéndose.
-Gracias eh.-cuando la canción se acabó, nosotros estábamos entretenidos hablando de diferentes cosas y ya había pasado un par de canciones.
-Vuelve a poner aquella.-dijo cuando se dio cuenta.
-¿Cual?-dije yo sin saber.
-La que tiene dos palabras en español y todo lo demás es en inglés.-él sabía perfectamente el nombre de la canción, pero no la quería decir.
-Vale, ¿esta?.
-Si.
-¿Por qué te gusta tanto esta canción con esas dos palabras?-le pregunté, siguiéndole el juego a lo de no decir el nombre. 
-No se...-Y en ese momento se oyó por todo el barco que íbamos a embarcar.


viernes, 1 de julio de 2011

Piensa antes de decir. Capítulo 4.

Capitulo 4
Entré en el instituto con mucha pereza, no tenía ganas de hacer educación física, era  primera hora de la mañana y no tenía ganas de dar tres vueltas corriendo a la pista, estaba demasiado sobada como para hacer eso. "Venga que solo queda un día, es jueves. Mañana es viernes y puede que veas a Gabriel" me dije a mi misma para poder bajar las escaleras de la cafetería y esperar a mis amigos y al profesor.
-Hola.-dijo Alexandra y me senté a su lado.
-Hola.-le contesté. Ella se estaba comiendo una palmera de chocolate y yo me estaba quedando dormida.
-Venga Lisa, cuando corras seguro que se te quita.
-¿Quieres deprimirme?-ella se echó a reír.
-No es tan malo, si fuera otro profesor puede, pero nunca mira así que puedes ir caminando.-en eso tenía razón, nunca miraba y si miraba y te veía no te echaba la bronca. Vaya profesor estaba echo, ni siquiera traía chándal...
En ese momento empezaron a bajar las escaleras María y Lucía. María vino a sentarse a mi lado y Lucía le dio dos besos a Alexandra y luego a mi.
Poco a poco fue llegando todo el mundo y tocó la sirena, el profesor abrió los aseos y todos dejamos las cosas dentro.
Empecé a correr un poco a ver si se me quitaba el sueño, pero lo único que conseguí fue que el viento me diera en la cara así que terminé las vueltas caminando. Ese día el profesor nos dio juego libre. Seguramente no habría preparado la clase o los chiquillos le habían molestado mucho para que les dejara jugar al fútbol. Nosotras, las chicas acabamos divididas en dos grupos, baloncesto y comba. Javi y un par de chicos más se pusieron a jugar al baloncesto con las chiquillas, y de vez en cuando le daba el trabe y pasaba al lado de mi y se ponía a saltar a la comba.
Terminó Educación física y fuimos a inglés, me pase la hora hablando con Javi de diferentes cosas y así terminó inglés y física y química, me había aburrido un montón. En el recreo me puse con María y un par de amigos de otra clase. El recreo fue aburrido y después tocó religión y tecnología.
El viernes no ocurrió nada muy interesante, solo que quedamos Javi, Lucía, Carlos y yo para ir al cine. Vimos más allá de la vida, una mierda de película, era casi toda subtitulada y me pase la peli hablando con Lucía. El único que le prestaba atención era Carlos, lo demás... Bueno hacíamos lo que nos daba la gana para no aburrirnos. Cuando llegué a mi casa mis padres me dieron una enorme sorpresa, nos íbamos de viaje a Tenerife, era ir y volver en el mismo día, pero no era eso lo que gustó, sino que me iba con Gabriel. También iban mis padres y sus padres, ¿pero que más daba si iba a estar con él?