Seguidores

Concurso Ellas de Montena

Visitantes recientes

lunes, 29 de octubre de 2012

Sentimientos.


Sentimientos.

En la vida, siempre alguien va a intentar hacerte daño, en el trayecto desde que nacemos hasta que morimos, sufrimos y lloramos demasiadas veces.  Lo sé porque aunque tengo una escasa edad, he llorado tantas veces, que hace tiempo perdí la cuenta.
Sufrimos por cualquier cosa que no esperábamos, por esperanzas y sueños rotos, por personas que nos dañan, por personas que nos engañan, que rompen promesas. Personas que juran y perjuran que siempre estarán a tu lado y que en el día menos pensado, desaparecen de tu vista, sin que lo hayas visto venir siquiera. Solo dejan un recuerdo y el dolor de su perdida.  Y sientes que todos los momentos pasados junto a él o a ella, fueron simples sueños, que te parecen tan lejanos que a veces dudas si realmente pasaron de verdad.
A lo largo de la vida mucha gente pisa tu campo vital, se te adentran en el corazón como una daga, para luego salir y dejar un vacío  y un dolor espeluznantes. Sientes que te falta algo porque ya te habías acostumbrado a esa extraña sensación y luego cuando se va, sientes que solo el tiempo, será capaz de cerrar esa tremenda cicatriz, aunque a veces muy a nuestro pesar, se queda una ranura, esperando a volver ser abierta.
Mis palabras a veces son un poco trágicas, pero realmente cuando estás como yo en estos momentos, con ganas de desaparecer y de dejar a todo el mundo y de solo poder cerrar los ojos y soñar con que todo, sigue igual que antes de que esa persona hubiera dejado el charco de sangre dentro de ti,  no pensarías que son tan trágicas, si no que entenderías lo que siento o simplemente te reirías de las gilipolleces a las que llamo problemas.
Mañana de nuevo tengo que enfrentarme a la realidad, salir de mi mundo de fantasía y mirar a las personas que me han dañado, a la cara y demostrarles algo que no siento, algo que no soy. Enseñarles que no fueron tan importantes, que no dolió su perdida y que nada de lo que pasé con ellos, me hizo quererlos como los quiero. Tendré que fingir que yo, soy quien no soy.
La vida te pone obstáculos, y poco a poco hay pasarlos, lentamente hay que curarse y ser feliz con la más mínima cosa. Tenemos que aprender que la felicidad depende de nosotros y no de otras personas que cuando más las necesitemos, nos abandonan y nos hacen sentirnos realmente miserables.  Tenemos que mirar al frente y ver lo que verdaderamente importa.