Seguidores

Concurso Ellas de Montena

Visitantes recientes

martes, 31 de mayo de 2011

Muchas veces nos preguntamos

Muchas veces nos preguntamos ¿por qué la vida es así? ¿Qué más le da hacernos felices una vez, una sola al día? ¿Qué más le da dejar el camino llano, sin trampas, sin obstáculos, solo sonrisas, risas, alegrías, relax o algo por el estilo? ¿Por qué siempre tenemos algo en lo que preocuparnos, en lo que añorar, tener algo en  la cabeza y que nos resulte imposible pensar en algo agradable, satisfactorio…? ¿Por qué siempre nos preocupamos por tontería que después nos hacen la vida imposible? ¿Por qué preocuparnos por el más mínimo detalle, cuando mucha gente lo está pasando peor que nosotros? ¿Por qué sentir envidia de alguien que tiene una mansión, una piscina, 10 coches cuando seguro que esa persona no tiene con quien compartirlo? ¿Por qué todo están difícil y complicado? ¿Por qué no podemos ser felices y ya está? Pienso mucho en cosas así, pero nunca tengo respuestas a esas preguntas, muchas veces tengo ganas de llorar por tonterías que no tienen ni la menor importancia, y busco hilos sueltos a una camisa que no tiene, también me siento muy mal cuando las cosas no me salen como yo quería ¿Quién no? También nos enfadamos por cosas que no tienen ni pies ni cabeza, vamos que mucha gente dirá, vamos a asentir antes de que la page conmigo, aunque su enfado sea una estupidez, una bobada que no tiene sentido alguno.  ¿Quién no se ha enfadado más de una vez por que te han roto tu figura favorita, tu libro favorito, tu televisor, un trabajo que tenías que entregar o cosas como esas? Nos enfadamos mucho con las demás persona, y aunque lo rompa uno mismo tienes la misma rabia, por ejemplo yo el otro día hice un trabajo pero por despistada y descuidada se estropeo, me dio muchísima rabia y la page con la persona que estaba en mi casa, ¿a que fue una estupidez? Pero estaba nerviosa, y… no sabía qué hacer. Pongo una excusa, pero no la hay, no hay excusa que valga, pero siempre la buscamos ¿a que si? Yo me pregunto ¿Por qué reaccionamos así? Realmente no tengo la menor idea, pero reaccionamos y punto, aunque después nos sentimos culpables ¿Qué raro verdad? Todos somos así, unos humanos incompresibles, unos bipolares, se llama así a las personas con cambios repentinos de actitud ¿verdad? Bueno, no lo sé, pero da exactamente igual, ustedes me entienden ¿o no?
Somos una especie complicada, también dicen que somos los más inteligentes, ¿pero para qué la inteligencia cuando después tienes tantos problemas que hace que cojas una depresión asquerosa y que te tengas que tomar unas pastillas que saben a demonios? Está bien que seamos los más inteligentes ¿pero no estaría bien no tener tantos problemas? Si ¿no?  Yo creo que sí, mirad, los animales ¿de verdad crees que tienen una vida tan mala? No tienen que pagar hipoteca, comida, objetos, no tienen que pagar absolutamente nada, solo buscar comida y ya está. Con esto que acabáis de leer no penséis que quiero ser un animal, me gusta ser humana, si no lo fuera no tendría estos maravillosos dedos, ni este hermoso cerebro que están ayudándome a escribir esto, ni tampoco tendría cosas maravillosas que tengo siendo lo que soy, solo digo que el mundo debería de ser de otra manera, solo quiero que sea menos complicado. Imaginaros, solo soy una adolescente y la vida me parece complicada imaginaros cuando tenga 20, se me caerá el mundo encina, que bien, estoy deseando que llegue ese día.
¿Pensáis lo mismo?
Mirad, la vida, la mayoría de las veces nos defrauda y después nos da cosas buenas y no lo sabemos valorar, ahora mismo, mis amigos siempre me dicen que consigo todo lo que quiero, y en lo único que puedo pensar es que ya era hora, que ya había sufrido bastante, necesitaba un soplo de aire fresco y hasta hace poco, no me di cuenta de que todo está bien, que no me tengo que preocupar por lo que ya paso, que tengo que disfrutar del presente y no lamentarme del pasado, ¿que la gente de mi alrededor se queja de que lo consigo todo? Que se quejen, la mayoría no estaba allí cuando todos los días antes de dormir tenía una lagrima en los ojos, no vieron que mi sonrisa se desvanecía en cualquier momento por algún recuerdo y no sufrieron ni la mitad de lo que sufrí yo por ser una ingenua, por pensar que le importaba a sus amigos, por creer que tenía amigos, mis problemas son de niña, de una niña que lo da todo por algún amigo que la escuche, que se preocupe por ella, que cuando vaya a salir se acuerde de ella y le diga vamos, nos lo pasaremos bien. Soy una adolescente y como tal solo quiero a unos amigos que no se cansen de mi, que se acuerden de mi en los momentos buenos y en los malos, que no me tengan celos por algo que tengo, por algo que vale la pena y que llevaba mucho tiempo esperando, que se alegren conmigo cuando sea el mejor momento del mundo, que lloren cuando yo este mal, yo siempre hago eso, me preocupo con demasía por la gente, por gente que no valen lo más mínimo, por gente que te cambia en un chasquido de dedos, por gente que solo piensan en ellos y no en los demás.
Tengo en este planeta dos verdaderos amigos, amigos que me he dado cuenta que lo dan todo por mí, o eso creo, cuando estoy feliz ellos lo están el doble que yo, cuando estoy triste o se deprimen conmigo o sacan fuerzas de sitios insospechados y miran hacia mí y me hacen sacar una sonrisa, pase de una niña sin fuerzas para nada, una niña cansada de todo y de todos a hacer una adolescente normal, con problemas no tan duros como los de aquella niña pequeña que tenía que buscar las fuerzas del menor rasgo de alegría, pase a hacer la “adolescente que lo consigue todo con solo pedirlo” ahora la vida es más fácil, pero ahora me tienen envidia, cosa que antes no hubiera entendido y que sabia el significado porque yo la sentía al ver a los otros niños sentados, corriendo y jugando  y mientras yo aguantaba con todas mis fuerzas para no llorar. Todo eso parece un sueño, algo muy lejano, como en otra vida, ya que no estoy sola, saco amigos de dónde puedo y no me siento vacía y marginada, solo otra chica del montón, algo que algunas odian y cosa que yo aprecio con toda mi alma y no me importaría serlo de por vida, no quiero volver a ser la chica sentada en el banco sola, que los niños del alrededor se acercaban para burlarse. Hay gente que no entiende porque odio tanto a la mayoría de los chicos, es fácil, las chicas me fastidiaban, pero me podía enfrentar a ellas, con ellos no, me sentía mal cuando alguien con más fuerza que yo  se acercaba y me hacia llorar, no porque tuviera un problema conmigo, no, solo porque había intentado protegerme de esas a las que tenía como compañeras de clase. Ahora soy más fuerte, tanto de moral como físicamente, la física no me vale de nada ya que ellos también la han aumentado, pero la de moral, la que no tenía porque no tenía a nadie en que confiar a crecido y ahora nadie me va a hacer desear no haber nacido, no unos idiotas machitos, no, solo pueden hacer que me sienta así las personas que verdaderamente quiero, las personas que lo han hecho todo por mí. Mi familia y mis dos mejores amigos, Joel y Anna, espero que nunca me dejéis de lado, espero que me protejáis como yo intentado protegeros a vosotros

domingo, 8 de mayo de 2011

Piensa antes de decir. Capítulo 2.

Me había pasado sola todo el recreo, pensando en si debía o no contarle la verdad a Javi, contarle quien me gustaba o por el contrario callarme y esperar que lo que sentía por esa persona desapareciera. ¿Que debía hacer? Estaba muy confusa.
Seguía pensando en todo eso mientras subía las escaleras para ir a clase.
"Tengo que contárselo, es mi  mejor amigo, la única persona en la que puedo confiar ahora, él ha confiado en mi ¿por que me cuesta tanto confiar en él en este tema?" Sabía el por qué a esa pregunta, solo me había "enamorado" una sola vez en la vida y no es que me hubiera salido muy bien, no quería que aquello volviera a pasar, no podría soportarlo.
Pero cuando el profesor abrió la puerta, yo ya tenía una decisión, se lo iba a contar, aunque después me arrepintiera, pero Javi tenía que saberlo, yo tenía que liberarme de esa carga.
-¿De que habéis estado hablando?-pregunté cuando él se sentó en su sitio.
-Cosas nuestras.-dijo esbozando una sonrisa.
-Eres... Bueno, vale, no me lo digas, ya recaerá en tu conciencia.-se rió, yo esforcé una sonrisa, esta muy nerviosa.-Respecto a lo que te dije antes...
-¿El qué?
-Lo de que me gustaba alguien. Era verdad, me gusta alguien.-se echó a reír.-Es en serio, no te rías.-de repente se puso serio.
-¿De verdad? ¿Estas de broma, no? 
-No.
-Así que te gusta alguien... ¿Quién es?
-No te lo voy a decir.-si le decía quien era se iba a reír de mi y, mucho.
-Lisa, dime quien es.
-No.
-¿Es uno de tercero?
-No, ¿tu estas loco?
-Oh, ¿quién sabe? No me quieres decir quien es...
-Pero eso no tiene nada que ver.
-Entonces dime. ¿Para qué me dices que te gusta alguien si después no me dices quién es?
-No se, para quitarme un peso de encima.-dejé de mirarlo y presté atención a la clase, ya vería si le decía quien era. Pero... ¿No valía solo con decirle que me gustaba alguien? Había echo un gran esfuerzo por contárselo, casi me muero de vergüenza al decirselo...
-Vale, pero dímelo.
-Puede que te lo diga esta tarde o... ¿Nunca?
-Prefiero esta tarde.-sonreí. Terminaron las clases y me fui a mi casa con la duda de decirle la verdad a Javi ¿Que debía hacer? Todo era muy confuso para mi...
Decidí que lo mejor era decírselo al día siguiente en clase.